Tratamiento del conducto radicular

teeth-1652976_640

En algunas ocasiones el centro blando del diente, llamado pulpa dentaria, puede inflamarse o infectarse. Este problema suele venir provocado por una caries profunda sin tratar, por desprendimientos o fracturas del diente o por un gran impacto en la pieza dental.

Por lo general, cuando ocurre esta patología, el diente suele ser extraído. Sin embargo, existen diferentes tratamientos para poder identificar el origen del problema y tratarlo. Uno de los tratamientos alternativos a la extracción del diente es realizar un trabajo en el conducto radicular pero sin emplear torno, lo que sería una buena opción para salvar la pieza dental.

Para ello, se llevará a cabo el recubrimiento directo de la pulpa dentaria con materiales que sean aglutinantes, así se mejoraría la situación de los pacientes cuyo nervio dentario continúa vivo después de que la caries se haya eliminado. El recubrimiento se realiza con una sustancia plástica que sella herméticamente el diente, protegiendo la pulpa dentaria. De esta manera, no serán necesarios los tratamientos de conductos radiculares o la extracción del diente.

Los principales síntomas que nos pueden indicar la necesidad de un tratamiento de conducto radicular son: dolor, sensibilidad al calor y al frío, pérdida de color en la pieza dental e inflamación de las encías de la zona. Sin embargo, en algunos pacientes no existen síntomas, por lo que es recomendable acudir al dentista periódicamente para evitar cualquier problema.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>