¿Puede el cloro de las piscinas dañar tus dientes?

¿Sabías que el contacto con el cloro de las piscinas favorece la acumulación de sarro, puede provocar la aparición de manchas en los dientes y daña nuestras encías? Pero tranquilo, para que eso ocurra deberíamos pasar más de seis horas a la semana en el agua, por lo que son los nadadores de élite quienes son más susceptibles a sufrir este sarro provocado por el cloro de la piscina. Lo que se conoce con el nombre de sarro del nadador. No obstante recomendamos lavar la boca minuciosamente con una pasta dentífrica fluorada después de un día de piscina, ayudará a contrarrestar los efectos de la acidez del cloro en el esmalte de nuestros dientes. Y en el caso de los niños, como precaución, es aconsejable evitar que se metan el agua de la piscina en la boca.

El pH del agua tiene un efecto erosivo que, en pequeña medida, no supone un problema, pero cuyo contacto continuado puede aportar acidez a nuestra boca. Es mejor evitar las instalaciones con niveles excesivos de cloro; si tenemos piscina privada, hay que regular el pH del agua para que no resulte tan agresivo. Existen tiras de pH que permiten saber la cantidad de pH que hay en la piscina, de esta forma se puede saber si es seguro bañarse o es perjudicial para la salud

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>