Labio Leporino y Paladar Hendido

El paladar hendido y el labio leporino son defectos congénitos. Ocurre cuando el labio superior y el paladar no se desarrollan correctamente. Esto sucede en los primeros meses de embarazo. Un bebé puede tener paladar hendido o labio leporino o ambos. El defecto puede ser genético o la consecuencia de factores medioambientales a los que ha estado expuesta la madre durante el embarazo.

Además de afectar al aspecto de la cara, el labio leporino y el paladar hendido conllevan una serie de dificultades, por ejemplo:

– Problemas para comer o hablar

– Infecciones de oídos

– Pérdida de audición

– Dientes mal alineados

Algunos pacientes con labio y paladar hendido presentan anomalías dentales, principalmente aquellas que incluyen anomalías de número, como, por ejemplo, el diente supernumerario. El diagnóstico y tratamiento son importantes, ya que ayudan a minimizar problemas funcionales y estéticos

Es posible corregir tanto el labio leporino como el paladar hendido mediante una intervención quirúrgica que suele practicarse entre los 3 y 6 meses. Aunque muchos niños pueden tener otras complicaciones, pueden necesitar otras cirugías, cuidado dental y ortodoncia y terapia del habla cuando crezcan . Habla con tu médico y dentista para solicitar un reconocimiento y más información acerca de los posibles tratamientos si se sospecha de un labio leporino o paladar hendido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>