La costumbre de chuparse el pulgar

Kid Toddler Girl Thumb Sucking Illustration

Los bebés pueden sentirse seguros y contentos cuando se chupan el pulgar, los dedos, un chupete u otro objeto, que pueden ayudarles a conocer su mundo. Los niños pequeños también pueden chuparse para calmarse y ayudarles a dormir. Chuparse el pulgar es un reflejo natural en los niños.

Cuando aparecen los dientes permanentes, la costumbre de chuparse el pulgar puede causar problemas con el buen desarrollo de la boca y la adaptación de los dientes. Los chupetes pueden ejercer esencialmente el mismo efecto en los dientes que chuparse los dedos y el pulgar, pero suele ser un hábito más fácil de romper.

Desde nuestra clínica os queremos dar algunos consejos para evitar esta constumbre

– Felicita a tu hijo por no succionar

– Céntrate en corregir la causa de la ansiedad y proporcionar consuelo para tu hijo

-En caso de un niño algo mayor, implícale en la elección del método para romper con la costumbre

– Nosotros podemos ofrecer ánimo a tu hijo y explicarle lo que podría suceder con los dientes si no dejan de chuparse el pulgar

Por regla general, los niños de edades comprendidas entre los dos y cuatro años de edad dejan de succionar los dedos, o en el momento en que los dientes frontales permanentes están listos para salir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>