Falta de dientes

Perder algún diente afecta directamente a nuestra sonrisa, no solo a nivel estético, también a nivel funcional.

Consecuencias

  • Problemas evidentes a nivel estético, al sonreír puede verse el agujero de este diente que falta. Esto puede provocar grandes complejos al sonreír. Por otro lado, la falta de dientes favorece la acumulación de biofilm oral. Por ello es más fácil la formación de sarro alrededor de otros dientes, que también altera la imagen de la sonrisa. Pérdida del contorno labial, envejecimiento facial prematuro y boca más ancha
  • Cambios en el patrón de masticación. En ausencia del diente los alimentos tienden a dañar la encía libre durante la ginesta dificultando la masticación y produciendo irritaciones. Para compensar la pérdida de un diente, tendemos a masticar más con otras zonas de la boca, pudiendo producir un mayor desgaste del resto de dientes, sobrecarga y un desequilibrio del sistema masticatorio, que puede comprometer también a la musculatura y la articulación.
  • Pérdida de hueso. Es una de las principales consecuencias de la pérdida de dientes. Si la pieza perdida no se sustituye cuanto antes, se pierde más hueso maxilar y se acelera el desgaste dental.
  • La salud de la boca afecta a las demás partes del cuerpo: las bacterias se filtran al torrente sanguíneo y pueden viajar a cualquier parte del cuerpo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>